lunes, 26 de marzo de 2012

Las segundas oportunidades

Cuando pasan las cosas, cuando miras hacia los hechos pasados, cuando las ganas de fumar apremian con el fin de contener las lágrimas, cuando sientes de nuevo que tu alma se una vez más está vacía, cuando te das cuenta que no es prudente que las personas que te rodean te vean llorar, cuando sientes que no tienes a quien recurrir, en ese momento es cuando las letras parecieran el mejor desahogo posible.
Las segundas oportunidades, no debí dar una segunda oportunidad, a estas alturas de mi vida, la primera herida ya hubiese de estar sanada, sin embargo, volví a creer, y ahora, ahora creo que esta nuevs herida sobre la anterior es más profunda, solo me queda escribir mi amargura, para que al paso del tiempo, pueda entónces comenzar a rescatar lo aprendido, pero para ello, para ello debo dejar que trancurra el tiempo....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada